Cómo Hacer que el Primer día de Kindergarten sea Ideal para su Hijo

El kínder es una de las etapas mas importantes en la vida temprana de nuestros hijos, ya que el kínder será vital para el proceso de crecimiento y desarrollo de nuestros pequeños y es muy importante que sepamos como manejar esta situación ya que puede determinar el proceso de aprendizaje y socialización durante esta etapa.

Es muy normal que al principio sientas angustia, tristeza o estrés, pues como padres nos preocupamos siempre por el bienestar de nuestros hijos y esta es la primer separación del niño de su hogar y/o familia, pero es de suma importancia que sepas manejar estas emociones para no transmitírselas a tu hijo.

El mundo de tu hijo esta a punto de ampliarse, su entorno va a cambiar y entrará a un lugar donde el ya no será el centro de atención, donde aprenderá a compartir y respetar a otros, tendrá que ser responsable, dedicado y valiente. Es por eso que debemos transmitirles el mensaje y la actitud correcta desde el principio ya que estas van a influir en la manera en como ellos percibirán esta etapa nueva, esta en ti si ellos entran con temores y angustias o con entusiasmo, optimismo y confianza.

Nuestra tarea como padres es fomentarle un ambiente adecuado para que ellos vivan una transición segura y placentera. Es importante no caer en la sobreprotección y entender que aunque no lo parezca, tu hijo a los tres años es capaz de desenvolverse en una situación social.

Los tips que te damos para hacer esta transición más fácil son que semanas antes de que inicie clases, lo lleves a conocer el colegio, que le enseñes su arriba espacio y explicarle en que consiste. Despertarle el interés por la escuela.

También podrías empezar a implementarle rutinas, como acostumbrarlo a una hora para ir a dormir, así irá aceptando sus arribas ciclos de sueño y será más fácil que se levante para ir al colegio. También es bueno que lo prepares para que controles sus ganas de ir al baño o que comunique algún malestar o necesidad.

Evita palabras como“ya estas grande”o“ya no eres un bebé”, pues eso puede causarle un estrés o resistencia a crecer al asustarse y sentir que necesita a su familia.