¿La Sintonía Automática está Causando el Declive de la Buena Música?

En la actualidad cada vez son más los cantantes que deben recurrir a diversas herramientas para lograr que su voz se escuche medianamente bien en una canción.

En los inicios de la música grabada, el productor de un disco debía organizar a todo un grupo de músicos, coristas y al cantante principal. Todos se reunían en un gran estudio de grabación y comenzaban a tocar las canciones en directo para grabar un disco.

Era un proceso en el cual cada cuerda de guitarra debía estar perfectamente afinada, cada músico debía tocar las notas en el tempo correcto y el cantante debía tener un control total de su respiración y la capacidad de afinar cada nota y cantar en tiempo con la música en una sola grabación.

Conforme fueron pasando los años y la tecnología fue avanzando, la manera en la que se producía la música también comenzó a cambiar. Primero se logró grabar primero a los músicos, después a los cantantes y por último a los coristas.

Se consiguió grabar las canciones por partes para poder corregir partes específicas en las que el cantante podía mejorar una nota y lograr una grabación más limpia y una ejecución vocal casi perfecta.

Con la llega de la era digital, muchas cosas se facilitaron para los productores musicales y los cantantes, pues se volvió más sencillo grabar a los músicos y a los intérpretes sin importar en qué parte del mundo se encontraran. También aparecieron herramientas que sirven como herramientas creativas para los productores, una de las más famosas: Auto-Tune.

El 19 de octubre de 1998 la cantante Cher, entonces con 52 años de edad, sorprendió al público y a la crítica con su tema “Believe”, una canción en la que la voz de Cher fue modificada con el famoso Auto-Tune. El uso de esta herramienta se volvió tan icónico que dicho efecto es conocido como “El efecto Cher”, que ocurre cuando la voz del cantante es drásticamente alterada con el mencionado software.

Una herramienta que se volvió popular gracias a su uso creativo se volvió pronto en uno de los más grandes enemigos del talento, pues dicha herramienta también sirve para corregir las notas mal colocadas por un cantante, el vibrato e inclusive su timbre vocal, creando una generación de “cantantes flojos” que se preocupan más por como se ven en una fotografía que por sonar bien en un disco o un concierto en vivo.

Uno de los casos más sabidos de uso de Auto-Tune por el público latino es el de la ex Timbiriche Paulina Rubio, una de las más famosas cantantes “de estudio”, término con el cual se habla de los cantantes que sólo se escuchan bien en un disco y que a menudo se presentan en vivo utilizando lipsync o sin lograr colocar bien una sola nota.

Es así como muchos cantantes “de los antes” se refieren a las nuevas generaciones de intérpretes como artistas “desechables” pues su promedio de actividad entre el público va de entre 3 u 6 años al cantar los ritmos de moda.

En Latinoamérica hay cantantes jóvenes que aún se preocupan por cantar bien en directo y que no requieren el uso del famoso Auto-Tune como Joy del dúo “Jesse & Joy,” el colombiano Juanes, la mexicana Yuridia, el boricua Ricky Martin, entre otros.

Es así como hoy en día se produce una cantidad inmensa de música desechable, entre la cual logra destacar la de intérpretes de calidad.

¿La Sintonía Automática está Causando el Declive de la Buena Música?