Cómo hacer que el “tiempo fuera” sea más efectivo

Pixabay at Pexels

El tiempo fuera es una técnica de disciplina fácil y segura que puede ayudarnos a controlar la mala conducta y malos hábitos específicos de nuestros hijos. Como cuando hacen berrinches, patean, muerden, contestan, lloran, etc. Esta técnica se usa apartando a tu hijo de su entorno social y de las cosas que le gustan por un pequeño tiempo, ya sea sentandolo en una silla aparte o en su propio cuarto.

Cómo funciona esta técnica es que le da a tu hijo un momento para calmarse, recuperar el control de su cuerpo y mente y a la vez también nos da tiempo a nosotros como papás de calmarnos.

Los niños por lo regular se portan mal o tienen un comportamiento inapropiado cuando quieren llamar toda nuestra atención, para obtener lo quequieren o simplemente por que no saben como expresar sus emociones. Como adultos y padres, cometemos muy seguido el error de ceder, pero si implementamos el “tiempo fuera” les retiramos nuestra atención y les damos tiempo a ellos para pensar las cosas y canalizar sus emociones.

El tiempo fuera solo debe usarse cuando quieres corregir una mala conducta de tu hijo,  no cuando queremos que aumente un hábito, como lo es tender su cama, obedecer, bañarse, lavarse los dientes, etc. En este caso, los niños se comportan mejor cuando se les es reconocido por seguir estos hábitos.

Entre las cosas más importantes que el tiempo fuera el enseña a los niños es la conexión entre la conducta y sus consecuencias, a tener siempre una alternativa ante un ataque de ira, ser paciente y elegir sobre sus emociones.

Si decides utilizar este método, es importante que antes de empezar a usar la técnica, le explique a tu hijo lo que es el tiempo fuera, para no generar resentimientos, seleccionar cuales son las conductas que quieres corregir, cronometrar el tiempo y utilizar siempre el mismo espacio, sin distractores y que puedan calmarse a solas y hacerle saber siempre cuanto tiempo durará su “tiempo fuera”.